maximalismo

Seguimos hablando de decoración y de diferentes estilos a los que podemos adaptar nuestras viviendas. En la línea de la modernidad, uno de los estilos decorativos de moda es el minimalismo. A él se asocia siempre la amplitud y el espacio, lo último, lo más nuevo y también lo más elegante. Lo contrario a esta corriente es, como su nombre indica, el estilo maximalista. Hoy queremos hablar de sus grandes claves y también de cómo pasar de un estilo a otro.

Frente al minimalismo, gran apuesta desde hace bastantes años, este estilo decorativo está cogiendo bastante fuerza en 2016. Una de sus grandes claves es que ‘cuanto más, mejor‘ y a partir de ahí está permitido desde el mezclar estilos o colores a jugar con los muebles y con las luces… pero siempre manteniendo un orden establecido.

El maximalismo combina estilos de todas las épocas y es un estilo en el que lo más moderno puede convivir perfectamente con lo antiguo. Una decoración ostentosa que inunda espacios con estampados, texturas, formas y colores, pero sin perder el buen gusto.

maximalismo

Una de sus grandes premisas es que tiene mucha luz. Tanto la luz natural como la luz artificial se vuelven imprescindibles. Con ella daremos mayor énfasis tanto a los estampados como a los colores que hayamos elegido para decorar la habitación.

Los materiales y las texturas, además de los colores de muebles y paredes, también son clave a la hora de conseguir este estilo. En las fotos que ilustran este post lo podemos ver perfectamente explicado: desde metales hasta madera, plástico, vidrio, lino, algodón… Si todo ello lleva estampados mejor que mejor.

Los estampados son una regla de oro en este estilo. Los encontraremos en todas partes y en todo tipo de textiles, también por supuesto en estores y cortinas. En nuestra tienda online disponemos de varios modelos de estores estampados que se fabrican a medida, algunos de ellos de estampación digital con diseños de acuarela muy atractivos y que pueden quedar muy bien en este estilo maximalista.

maximalismo

El efecto maximalista es ideal también para decorar cafeterías o locales de ocio que busquen contar con una personalidad especial. Se decanta especialmente por las influencias de dos estiloS: el industrial y el rústico. Su principal objetivo: llamar la atención.

Uno de los colores más empleados este año dentro de este estilo es el amarillo, en sus diferentes tonalidades más y menos fuertes. También el plateado y los muebles de madera en diferentes tonalidades. Si se cuenta con sofás, podrán completarse con cojines de múltiples formas y colores.

Como sugerencia, los tonos neutros y también la madera ayudan a conseguir crear sensación de amplitud, algo que se puede ver limitado en el caso de estar sobrecargado demasiado con estampados y colores. Otro de los puntos fuertes de este estilo es el aprovechar las paredes para decorar con un gran número de cuadros, formando verdaderas salas de exposiciones. Los libros, otros de los grandes aliados.